Alcalá de Henares, la villa romana

0

En realidad, los restos de la Alcalá de Henares romana están por descubrir, porque lo que ha aflorado es un pequeño porcentaje de lo oculto en el subsuelo de la actual ciudad madrileña. De 50 hectáreas que se calcula puede tener el yacimiento (unos 500.000 metros cuadrados), sólo se han excavado 2 hectáreas. Además, el yacimiento de Alcalá es el más importante de la Comunidad de Madrid y uno de los más relevantes de España.

Antes de Alcalá de Henares, el asentamiento romano se denominó Complutum. Sebastián Rascón, jefe del Servicio de Arqueología del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, explica que “hay dos hipótesis sobre este nombre: una es que significa ‘confluencia de aguas’, y, la otra, que proviene del celtibérico y se refiere a ‘agrupación’”. Rascón es más partidario de esta última acepción.

El jefe de arqueología destaca que la actual villa permite conocer cómo era el urbanismo romano moderno, ya que Complutum se trataba de una ciudad “completamente porticada, como Itálica (Sevilla), con sistema de evacuación de aguas y monumentos públicos”. Además, Rascón destaca el programa de pintura existente en la “Casa de los Grifos”, que casi se conserva en su totalidad y “son restos muy poco frecuentes”, junto con la “Casa de Hipolytus”, un “sitio verdaderamente notable en el ámbito de la arqueología española”.

Romanos en la península

La presencia romana en la península ibérica se inicia a partir del año 200 a. C., cuando la familia Escipión desembarca en las costas tarraconenses para combatir contra los cartagineses dirigidos por Aníbal Barca. La victoria de Roma en las guerras púnicas consolida la creación de ciudades y asentamientos romanos en la península. Complutum se levantó cerca de la calzada que comunicaba Caesar Augusta (actual Zaragoza) con Emérita Augusta (Mérida), lo que la convirtió en una ciudad importante con el paso de los años. Además, la primigenia Alcalá de Henares se hallaba cerca de un curso fluvial y en una zona fértil.

Sin embargo, Complutum adquirirá más importancia, y crecerá como ciudad, a partir del siglo I d. C., en la época imperial, cuando Vespasiano le conceda el título de municipium. Ello significaba que todos sus habitantes adquieran la ciudadanía latina, un estatus inferior a la ciudadanía romana, pero de capital importancia. En esta época se levantas edificios como el Foro, las Termas, la Basílica, el mercado o la Casa de los Grifos, entre otros.

De Complutum deriva el término “complutense” para referirse a Alcalá de Henares y a la universidad que se fundó aquí en el siglo XVI. Este centro educativo pasaría después a la villa de Madrid, constituyéndose la actual Universidad Complutense, heredera de la antigua Universidad de Alcalá de Henares.

El yacimiento romano de Complutum se puede visitar de martes a domingo, de 10 a 14 horas, y de 17 a 20 horas en verano (16 a 18 horas en invierno). El precio de la entrada es de 1 euro.