En Tàrrega: pruebas de matanzas de judíos en la Edad Media

0

En  1348 se produjo el asalto al barrio judío –o judería- de Tárrega, una localidad situada a 40 minutos en coche de la ciudad de Lérida. La debacle de la peste negra que en junio de ese año se había extendido por Barcelona se convirtió en el detonante de la ira de una población –la cristiana- asolada ya por las malas cosechas y los intereses de los créditos adquiridos desde principios de siglo, cuando las circunstancias sociales y económicas eran prometedoras.

De hecho, en 1341 se fechan algunos edictos contra judíos, chivos expiatorios de las desgracias medievales, cuya llegada a lugares como Tárrega se había favorecido durante los primeros años del siglo XIV –de expansión y bonanza- porque, entre otros asuntos, “tributaban más dinero”, explica Oriol Saula, director técnico del Museo Comarcal de Tárrega.

Las juderías de otras poblaciones, como Cervera, donde protegieron a los judíos en el castillo, también fueron asaltadas. ¿Qué distingue, entonces, el asalto de 1348 al barrio judío de Tárrega? Fundamentalmente, el descubrimiento de la necrópolis judía de Tárrega, Les Roquetes, donde fueron enterradas las 300 víctimas de aquel episodio de violencia vecinal.

El hallazgo arqueológico de la necrópolis judía de Tárrega es “un testimonio excepcional a nivel europeo de matanzas antijudías con cronología medieval”, reflexiona Saula mientras recorre la exposición «Tragèdia al call. Tàrrega 1348». Al principio, él y su equipo pensaron que los cuerpos “eran de víctimas de epidemias” pero luego “vimos evidencias de muerte violenta”. Todavía siguen atando cabos porque las fosas comunes “continúan más allá de lo que hemos excavado”.

A día de hoy, de la necrópolis judía de Tárrega han salido a la luz 182 tumbas individuales y seis fosas comunes, entre cuyos tesoros destaca el Collar de los diez amuletos, que protegía a un niño con una deformación ósea: “una pieza única a nivel mundial” que se exhibe en la exposición temática sobre el asalto al barrio judío de Tárrega en su Museo Comarcal.