Dónde comer cocido maragato

0

El cocido maragato es el único, en España, que se come del revés: primero, los alimentos sólidos y, al final, la sopa. Castrillo de los Polvazares, en León, es su capital.

Los maragatos eran los transportistas del pasado, algo así como los camineros que llevaban y traían todo tipo de mercancías desde las costas del Norte de España hasta las localidades del interior. Rodeados de mil y una leyendas y muy apegados a su terruño, la comarca leonesa de La Maragatería, se han caracterizado por vestir siempre sus trajes típicos y su vida nómada.

Castrillo de los Polvazares es, probablemente, la localidad más conocida de La Maragatería y la mejor respuesta a quienes se preguntan dónde comer un buen cocido maragato. Entre sus calles empedradas y de casas rojas, se sigue preparando la receta tradicional, que se distingue del resto de cocidos de España en que éste se come del revés: primero, las carnes, los garbanzos y las legumbres y, al final, la sopa.

Castrillo de los Polvazares,capital de la Maragatería,León

Hay varias teorías sobre por qué los maragatos comían así el cocido: algunas explican que así priorizaban los alimentos más energéticos, en caso de que tuvieran que levantar el campamento con prisas. Otros creen que esas prisas las tenían los españoles a la hora de luchar contra los franceses durante la invasión napoleónica. Incluso hay quien señala que la carne cocida, y fría, era lo que llevaban siempre consigo y lo primero que comían cuando se detenían en cualquier localidad, donde luego preguntaban por un caldo templado.

Lo cierto es, dice Pedro Castillo, ‘Coscolo’, coprietario de Casa Coscolo, que “la sopa, al final, asienta el cuerpo”. Y si tiene que sobrar algo, que sobre, como creen los maragatos, que sobre el caldo.

Otra peculiaridad, en líneas generales, del cocido maragato es que lleva hasta 10 tipos de carnes distintas. En Casa Coscolo, uno de los mejores restaurantes de Castrillo de los Polvazares para comer un buen cocido maragato, se preocupan también por la calidad del resto de productos: desde los garbanzos, que son ecológicos, de la variedad Pico Pardal, hasta el relleno, que es uno de los toques personales, como la ensalada de lechuga y cebolla fresca o las guindillas.

El cocido maragato cobra protagonismo en un año, 2016, en el que las Naciones Unidas y la FAO quieren concienciar sobre la importante nutricional y biológica de garbanzos, lentejas o judías a través de la celebración del Año Internacional de las Legumbres. Todos estos alimentos son una fuente esencial de proteínas y aminoácidos de origen vegetal, muy importante en dietas sobreabundantes porque ayudan a que sean siempre más sanas, y trascendentales en las deficitarias. Además, el cultivo de legumbres favorece el de otras plantas, ya que contribuyen a fijar el nitrógeno al suelo, exige poca agua y son fáciles de conservar.

Si quieres descubrir otras recetas de cocido en España, pincha aquí.

Cocido maragato en Casa Coscolo,Castrillo de los Polvazares, León