Cómo se recogen las setas

0

Antes de explicar las formas de recolectar setas es necesario conocer, básicamente, qué es un hongo, que no es lo mismo que una seta. Un hongo se compone del “micelio”, enterrado bajo tierra generalmente, y de la “seta”, que es la parte que se ve y recolectamos. El micelio se encarga de nutrir a la seta y es el elemento a proteger.

También te puede interesar qué ver en La Rioja

Los hongos desarrollan su vida con el calor, así que cuando llega el otoño y bajan las temperaturas, el hongo se ve en peligro y desarrolla la seta, cuya función es esparcir las esporas para que el hongo pueda reproducirse y sobrevivir. Por ello, la seta se considera un “órgano reproductor”.

Pasos para recoger setas

Si no contamos con un cuchillo, la forma correcta de recoger una seta es tomarla por el sombrero y girarla 360 grados. Después de esto ya podemos tirar hacia arriba de ella. El giro es importante, porque permite que el micelio se quede bajo tierra y no se dañe. En caso contrario, si tirásemos del champiñón hacia arriba sin girarlo, arrastraríamos el micelio y no volverían a crecer setas en ese lugar.

En caso de que llevemos un cuchillo, la mejor manera es cortar el tallo de la seta a ras de suelo. Nunca acuchillar la tierra, porque es la forma idónea de estropear el micelio e impedir que el hongo viva y se reproduzca.

Por último, debemos introducir los champiñones que vayamos recolectando en un cesto de mimbre. Ello permite a las setas airearse y conservarse mejor (en una bolsa de plástico se estropearían) y también posibilita que las esporas se vayan cayendo a la tierra del bosque, lo que facilitará que crezcan más champiñones en el futuro.