Qué ver en León en dos días

0

Agradecimientos: Europcar España; Hotel Husa Abad San Antonio.

Si tienes pensada una escapada de dos días a León, ciudad fundamental para comprender la Historia de España, estos son los lugares imprescindibles que no puedes dejar de visitar:

1. Colegiata de San Isidoro

Quizá no es tan famosa como la Catedral de Léon pero la Colegiata de San Isidoro tiene varias razones que la convierten en una parada imprescindible. ¿Cuáles?

  • Su Panteón Real está considerado la Capilla Sixtina del Románico por la calidad, variedad y estado de conservación de las pinturas que la decoran: desde el calendario agrícola de uno de los arcos hasta las escenas de la Última Cena de su cúpula central que son, además, uno de sus mensajes encriptados.
  • El claustro: aparentemente es un claustro más pero en realidad se trata del primer lugar en el que un rey europeo convocó unas Cortes Generales en las que también participó el pueblo llano. Y, ¡por cierto! Allí se conserva también la campana más antigua de España, la Campana Laurentina, fundida en el año 1086.
  • El Tesoro: además de objetos elaborados con metales y piedras preciosas, hay retales de gran interés, por sus dibujos y antigüedad y piezas de arte únicas, como el Crucifijo de Fernando y Sancha, que representa, por primera vez en la Historia del Románico, a un Cristo crucificado.
  • El Camino de Santiago pasa por la misma puerta de la Colegiata, a cuya iglesia también merece la pena entrar. Fernando II tomó esa decisión para indicar que allí dentro se guardaba una pieza de extraordinario valor…
  • El Cáliz de Doña Urraca, considerado el Santo Grial por los últimos estudios realizados por la historiadora Marga Torres y el doctor en Historia del Arte, José Miguel Ortega del Río. “Puedo afirmar que el cáliz que se veneraba como el de Cristo es el de San Isidoro”, ha dicho la medievalista.

En este enlace puedes encontrar más detalles sobre los secretos de la Colegiata de San Isidoro.

Pantocrator del Panteón Real de la Colegiata de San Isidoro de León y cristaleras de la Catedral de León

Pantocrátor del Panteón Real de la Colegiata de San Isidoro y cristaleras de la Catedral de León.

2. Catedral de León

Es conocida con el sobrenombre de la Pulchra Leonina por la elegancia de su estilo arquitectónico. Construida sobre los restos de dos catedrales anteriores, la que vemos hoy empezó a levantarse en la segunda mitad del siglo XIII. Lo que la hace única en el mundo son sus vidrieras. De hecho, algunos expertos consideran que es la catedral con mayor superficie de vidrieras, después de la de Chartres: 1.800 metros cuadrados de luz de colores. Todas tienen un significado específico, desde las figuras que se representan hasta el color que las pusieron o la orientación que tienen. Pero la Catedral de León tiene muchas otras curiosidades.

3. Muralla romana de León

León se lo debe todo a los romanos, que se asentaron en la zona para poder controlar el tráfico de oro que extraían de las minas a cielo abierto de Las Médulas, hoy considerado un paraje Patrimonio de la Humanidad. Aunque no es algo habitual, si visitas León durante dos días, deberías subir a los tramos de muralla romana habilitados para ello y, además, visitar el Centro de Interpretación Romano en la Casona Puerta de Castillo.

4. El Convento de San Marcos

El Convento de San Marcos fue construido como hospital de peregrinos, dada la importancia de León en el Camino de Santiago. Hoy, se considera una de las obras maestras del Renacimiento español y parte de sus dependencias está convertidas en Parador de Turismo, una buena opción para, aunque no te alojes, tomar el aperitivo o un café con leche. Pero el Convento de San Marcos de León también incluye una iglesia y algunas salas del Museo de León cuya visita, en una escapada de dos días a la ciudad de Léon, merece mucho la pena si te gustan el Arte y la Historia.

5. Río Bernesga

Si quieres tomar el pulso a la ciudad de León, nada mejor que un paseo por las orillas del río Bernesga, una de las razones, sin duda, por las que los romanos se asentaron aquí, dado que siempre buscaban suministros naturales de agua potable.

Hoy en día, sus orillas se han acondicionado para el paseo y la práctica de distintos deportes. Además, dispone de muchos puentes, uno de los cuales, precisamente el de San Marcos, muy próximo al Convento antes mencionado es, dicen, de origen romano.